11.1.19

El Alien amigurumi: #3amigurumimisteriosotrasterin

¡Muy buenas!


Creo que debido a mi falta de tacto para con los amigurumis tejido durante este verano, uno de ellos se me ha rebelado. El alien rosita me ha querido robar la Navidad, así que hablamos y llegamos a un trato, si me dejaba tranquila la Navidad yo le dedicaba un post en el blog, pero no le servía cualquier día, nooooo debía ser el primer post del año 🤷🏻‍♀️. Así que aquí me hayo escribiendo palabras bonitas para el #3amigurumimisteriosotrasterin (la primera parte patrón pinchando en el hashtag), organizado por @trasterin_amigurumis.


Un poco fue chantaje y otro poco ganas de volver a escribir, ji ji pero eso no se lo digáis 😜. Bueno, bueno, pues os comento un poco mi vida, este verano, como todos desde hace ya unos años me toca trabajar bastante, básicamente tengo un trabajo que no me deja casi tiempo para mi y el poco que tengo lo invierto en los míos o en tejer algo dependiendo del día.

También una cosa que hice este año fue aprovechar los viajes en bus y tejer un poquito. Eso sí, los viajes eran cortos así que como mucho podía tejer entre 3 y 5 vueltas, dependiendo del número de los puntos, pero algo es algo y el verano dió para algo, como para hacer encargos, participar en el amigurumi misterioso de Trasterin o hacer a beely, el zángano de @super_wooly , que hasta me da vergüenza enseñaros después de tantos meses, pero aún así le dedicaré otro post, prometido 😉


Después de contaros mi vida, volvemos con Alienita y su nave, que me salieron muy rebeldes (no tan pacíficos como prometió Rocío), así que cómo dije antes me intentaron robar la Navidad, debido a que este verano tejí las partes de este reto pero las dejé sin montar hasta casi diciembre, y luego esperar otro poco para hacerles las fotos... así que a medida que pasaba el tiempo se llenaba de rencor, hasta hacer lo que hizo.




Para que veáis la importancia de terminar a tiempo los amigurumis ya que cuando cobren vida pueden volverse unos rebeldes, aunque también os digo que en el fondo son unos buenazos, con cara de pillines ¿no creéis?


Pues al final hicieron todos las paces, el árbol de Navidad, conocido como Pinchiño, al final fue bajado del rayo tractor de la nave espacial y le dijeron que todo era una broma, si es que al final fui yo la única que se lo tomó en serio, porque ni Pinchiño cambió esa cara de riquiño.


¿Os animáis a tejer a este alien? Ahora ya no es misterioso, pero podéis tejerlo igual e incluso podéis elegir el color que queráis sabiendo de que se trata, no como nosotros, pero también os digo que ahí está la gracia 😉, así me salió un alien rosa la mar de cuqui.


Espero que os haya gustado, si es así compartirlo que siempre anima a seguir escribiendo en el blog, sobre todo ahora que me cuesta volver al blog.


¡Hasta el próximo post!

firma_blog1